LEMA

! POR LA LIBERACION ECONÓMICA, CULTURAL Y POLÍTICA DE NUESTROS PUEBLOS !







07 enero 2017

EL GASOLINAZO


Ante el brutal incremento al precio de la gasolina decretado por el gobierno de Peña Nieto, la indignación e irritación nacional ha cundido de norte a sur y de este a oeste en todo el País. La versión oficial de este aumento, es que “solo afecta a los que tienen auto”, pero el más elemental análisis desmiente este falso argumento, ya que prácticamente todo artículo de consumo, incrementa su precio, puesto que todo tiene que ser transportado.

La falacia y el cinismo de este gobierno corrupto, indignan aún más a la opinión pública, ya que es sabido y visto como estos parásitos, se dan vida de príncipes, mientras la población sufre la carestía de todos los días, la gente ya está harta de esta fauna que saquea impunemente a la Nación

Las “casas blancas”, los gobernadores en huida, los excesos sueldos y canonjías de diputados, ministros y comisionados de organismos “chupacabras”, como el INE, son solo muestras de como la mayoría de la “clase política”, se ha convertido en un lastre para el desarrollo del País. ¿Qué hubieran hecho ustedes? dijo cínicamente Peña Nieto, tratando de “justificar” el gasolinazo, pero como se dice comúnmente; “el pueblo se cansa de tanta pinche tranza”

El gasolinazo nos afecta a todos, por lo que debemos seguir participando activamente en actos de protesta sin caer en provocaciones ni en vandalismos, que el mismo gobierno ha provocado en estos días para desalentar la protesta social, independientemente de la indignación que causan los vándalos, estos son un triste reflejo de la descomposición social al que ha llevado el mal gobierno y su política Neoliberal. 

Desafortunadamente aún no todo todo el pueblo despierta, y aunque con este gasolinazo están creadas las condiciones objetivas para un cambio de gobierno, faltan aún condiciones subjetivas; conciencia, organización y liderazgo. Hay malestar generalizado pero falta quien canalice toda esta energía acumulada en contra del mal gobierno.

Para meter reversa al gasolinazo, se requiere un Plan de Acción, puesto que las acciones aisladas resultan estériles; no cerremos calles, ni cruceros, ni vías de ferrocarril, ni aeropuertos, ni tiendas comerciales, ni gasolineras, ni escuelas, ni nada que afecte directamente a la ciudadanía en general. Hay que liberar casetas, bloquear secretarías y dependencias gubernamentales, (Resistencia Civil Pacífica).

Ojala López Obrador se decidiera y convocara a la insurgencia popular y como el mismo dice; “que este año sea de la unidad del pueblo para derrocar pacíficamente a la mafia del poder y lograr el renacimiento de México”. Pero como señala el periodista Julio Hernández “el astillero”; “AMLO podría ser el líder social de este momento, pero ha preferido cuidar lo electoral, opción que hoy está más lejos que nunca de ser respetada”.

Sin embargo secundemos su llamado a la UNIDAD: A mujeres y hombres, pobres y ricos, a pobladores del campo y de la ciudad, religiosos o libre pensadores, para luchar juntos y lograr, por la vía pacífica y legal, un cambio de régimen y hacer de la honestidad una forma de vida y de gobierno. Llamamos a todos los mexicanos a incorporarse a la gran tarea de transformación nacional, no solo a simpatizantes y a ciudadanos independientes sino también a los militantes de otros partidos.

No basta con que el imaginario popular se manifieste contra el gasolinazo a través de corridos, caricaturas, chistes… Hace falta ORGANIZACIÓN, para derrocar a este mal gobierno y hacer un cambio verdadero. En 1968 se decía; “Seamos realistas, exijamos lo imposible”. Hoy en 2017 lo imposible está cerca. 

¡DESPIERTEN YA MEXICANOS!

¡POR LA LIBERACIÓN ECONÓMICA, CULTURAL Y POLÍTICA DE NUESTROS PUEBLOS!

............................................................................................................

LAS CAUSAS DE FONDO DEL GASOLINAZO*


“La Contra Reforma Energética tiene como objetivo destruir la capacidad operativa, productiva, financiera, tecnológica y de suministro al mercado nacional de hidrocarburos de Pemex; y sustituirlo por monopolios u oligopolios extranjeros. Este objetivo se refiere a toda la cadena de valor económico, desde los yacimientos hasta la industrialización, comercialización y abasto de hidrocarburos y energía eléctrica. 

En lo que se refiere a mandato legal para el suministro de gasolina y diésel, el 
transitorio décimo cuarto de la Ley de Hidrocarburos, mandata por ley dar término a los contratos de suministro de gasolina y diésel por parte de Pemex; y simultáneamente, a partir del 1.° de enero de 2017, establece el otorgamiento de permisos de importación de gasolina y diésel para privados.

“Con la Contra Reforma Energética se machacó hasta aturdir al Pueblo de México, con la mentira de que se tenían precios de gasolina y diésel muy altos y subsidiados, por causa de la ineficiencia, corrupción y carácter monopólico de Pemex. 


La realidad desmiente rotundamente esta mentira. Por la evolución del precio internacional del precio del petróleo y las gasolinas, en México ahora se tienen mayores precios de la gasolina que en Estados Unidos. 

Pemex nunca ha definido los precios al público de los energéticos: la Secretaría de Hacienda siempre ha sido responsable de la determinación del marco regulatorio y fiscal de la determinación de los precios de las gasolinas y diésel.  La causa de que aumenten, o bien se reduzcan, los precios de la gasolina y el diésel, obedece a criterios fiscales y de recaudación. 

“Lo que realmente se pretende al romper la relación proveedor (Pemex) – permisionario para la venta, de gasolinas y diésel, es transferir los márgenes de utilidad de estas actividades, y el poder de suministro a los consumidores, a monopolios y oligopolios privados y extranjeros. 

Afirmar que las nuevas inversiones en importación, almacenamiento y distribución de energéticos serán fuentes de nuevas inversiones y crecimiento económico, es una flagrante mentira. “Los importadores privados y extranjeros utilizarán la infraestructura pagada por el pueblo de México de 10,000 km de oleoductos y 5000 km de poliductos, sin cubrir los costos y mantenimientos de estas inversiones; y realizarán sólo inversiones marginales en las terminales de carga y descarga de petrolíferos.

“No se trata de competencia sino de subsidio directo del Estado mexicano al negocio de comercialización y expendio de gasolinas y diésel a favor de un puñado de individuos mexicanos y corporaciones extranjeras.

En realidad se crearán ilusiones mercadológicas para los usuarios, mediante nuevas marcas comerciales, logotipos y estrategias publicitarias para atraer clientes, en un mercado donde los factores determinantes de la fijación de precios (pago de impuestos) son realmente los que determinan el margen de precios a los consumidores, lo que no equivale a una real competencia. 

“Todo el discurso de la competencia no es más que una cortina de humo y un argumento ideológico para justificar una política pactada por el actual gobierno y su pacto contra México; con los Estados Unidos; de convertir a México en destino de su política exportadora. Baste señalar que Estados Unidos destina a México el 52.8% de sus exportaciones de gasolinas.

La destrucción de la capacidad de suministro de gasolina y diésel de Pemex, y su sustitución por empresas privadas y extranjeras no conducirá a menores precios para los consumidores mexicanos.

Con estos hechos se demuestra, entre otros, que la Contra Reforma Energética es una traición a los mexicanos, pactada por el actual gobierno con la oligarquía nacional, las corporaciones globales y los Estados Unidos de América. 

La Contra Reforma Energética está destruyendo a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE). La desindustrialización y dependencia energética hace inviable las finanzas públicas, el crecimiento económico y el desarrollo nacional.

La Contra Reforma desindustrializa al sector energético de la Nación y busca que México sea importador de gas, gasolinas, diésel y petroquímicos de los Estados 
Unidos de América, a cambio de la exportación de crudo sin valor agregado. 

Como está establecido en la Ley de Ingresos para 2017, se contempla un aumento 
del IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios) que deberán pagar los consumidores; y al mismo tiempo se mantienen altos impuestos a Pemex en relación a los que tributarán los contratistas privados. Lo anterior obligará a Pemex a un endeudamiento para el pago de sus obligaciones fiscales. 

La causa del aumento del precio de la gasolina y el diésel tiene que ver con la irracional e injustificable política de desindustrialización energética. “No sólo se ha dejado de invertir en refinación sino que la capacidad instalada tiene un índice de utilización del 37%. 


“Con una plataforma de exportación de 1 millón de barriles, a 40 dólares como precio de la mezcla mexicana, se obtienen 40 millones de dólares diarios. La importación estimada de 600 mil barriles diarios de refinados, a 100 dólares por barril, equivale a 60 millones de dólares diarios. . El valor del crudo importado es insuficiente para cubrir la factura de la importación de petróleo, gas y petroquímica por órdenes de magnitud. 

El precio de estos barriles importados necesariamente incluye; 
el precio del petróleo crudo, el costo de la refinación, el costo de comercialización, el costo de importación, almacenamiento y traslado de la gasolina y diésel, impuestos y utilidades generadas en Estados Unidos. La política del actual gobierno y el Pacto contra México hace a los mexicanos pagar por todo estos costos, en detrimento de la actividad industrial, empleos e impuestos pagados en México.

En 2015, por primera vez en la historia, México tuvo una balanza petrolera deficitaria. Hacia el 2017, para mantener el actual ritmo de importación de gasolinas, México necesitará 21 mil millones de dólares. Esta cifra se debe ponderar ante el déficit de cuenta corriente de la balanza de pagos del segundo trimestre de 2016, que fue de 7,852 millones de dólares. 

Bajo estas circunstancias, un aumento del precio internacional del petróleo ciertamente aumentará los ingresos por exportación de crudo; pero al mismo tiempo, magnificará el impacto del monto de los nuevos precios internacionales de la importación de refinados y petroquímica. La desindustrialización energética implica necesariamente, que mayores precios de crudo aumentarán en el futuro el déficit petrolero. 

Durante los últimos 30 años México obtuvo a través de Pemex, un superávit petrolero que compensó (parcialmente) la balanza comercial, el déficit de cuenta corriente y de balanza de pagos; y aportó el 97% de las divisas del Banco de México. 

La política de traición a los intereses del pueblo de México en materia energética, hace inviable ahora la macroeconomía nacional, en la medida en que este factor compensatorio macroeconómico, del aporte comercial y de divisas de Pemex, sin mencionar su aporte fiscal, ha sido cancelado a partir del año 2015 y hacia el futuro. 

Establecer un suministro energético basado en la importación de petrolíferos, tendrá, de manera necesaria, dos consecuencias negativas que incidirán en la inversión, el crecimiento, el empleo y el desarrollo: 1) los aumentos de los precios internacionales no tendrán posibilidad de ser compensados por ninguna política pública, lo que incidirá en los costos de las empresas y los ingresos de los ciudadanos; 2) cualquier aumento en el tipo de cambio tendrá un aumento directo de los costos productivos y de la inflación por causa de mayores precios de los energéticos.

Ante esa circunstancia, ninguna política monetaria será suficiente y, en todo caso, sólo podrá enviar señales a la economía para disminuir la tasa de crecimiento, a 
través del aumento de las tasas de interés. 

Más aún, como una consecuencia necesaria, será casi imposible la meta de tener un -balance económico primario-, pues se disminuirá el ritmo de crecimiento y se profundizara la desigualdad social. Imaginar intervenir en este escenario con subsidios, además de imposible, es totalmente irracional. 

El déficit de la balanza de pagos, resultado de corporaciones globales, industriales, financieras y de servicios, que no generan exportaciones, y por lo tanto no obtienen divisas suficientes para la economía nacional, y que históricamente habían sido compensadas con los aportes de Pemex, ha obligado al Banxico a subir la tasa de interés de 4.25 % a 4.75 %. Por lo que el gobierno deberá de pagar una mayor cantidad de intereses por la deuda contratada, y las empresas nacionales y el pueblo trabajador, pagarán más intereses por sus créditos. 

El concepto de competencia es una cortina de humo para ocultar el pacto del actual régimen con corporaciones privadas y poderes extranjeros, para despojar a la Nación de su patrimonio, sus empresas de Estado, sus industrias, infraestructura, mercados y el poder de suministro directo de energéticos a la población.

El concepto de competencia no tiene en realidad un objetivo de eficiencia económica, sino de encubrir la política de dependencia energética del actual gobierno y sus cómplices, hacia los Estados Unidos de América y sus corporaciones. Esta política es catastrófica para el Pueblo de México y tiene ya consecuencias económicas y sociales inmediatas de suma gravedad, que se convertirán en condiciones permanentes.

El objetivo de Estado Unidos que ha asumido el actual gobierno como propio, es destruir la competencia de México; profundizar la desindustrialización y la dependencia energética; para hacen inviable cualquier estrategia de desarrollo propio de México, ahora y hacia el futuro.

En conclusión, hablar de una política de competencia en este contexto equivale a pretender justificar el despojo del patrimonio, las industrias e infraestructuras energéticas de la nación, para entregarlas a negocios privados y extranjeros con un argumento de una supuesta competencia que no lo es y que no incidirá en la reducción de los precios a los consumidores.

La política de competencia del gobierno de Enrique Peña Nieto tiene un solo objetivo: hacer incompetentes y destruir a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad.

El problema de México es la incompetencia de quienes dirigen el régimen político y el actual gobierno, que hacen inviable el crecimiento, el desarrollo económico, y por lo tanto la justicia social, la equidad, la paz y la soberanía.
  
* Síntesis del documento elaborado por el Sistema Integral de Análisis Estratégico de la Energía en México (SIAEEM) y entregado el 29 diciembre de 2016, por el Senador Manuel Bartlett en su intervención, a la titular de la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE).

       .....................................................................................   
              
EL TRAJE NUEVO DEL EMPERADOR

“Si no tienen pan que coman pasteles”,
frase que antecedió a la Revolución en Francia

Hace muchos años vivía un Emperador que gastaba todas sus rentas en lucir siempre trajes nuevos. Tenía un traje para cada ocasión y hora de día. La ciudad en que vivía el Emperador era muy movida y alegre. Todos los días llegaban tejedores de todas las partes del mundo para tejer los trajes más maravillosos para el Emperador.

Un día se presentaron dos bandidos que se hacían pasar por tejedores, asegurando tejer las telas más hermosas, con colores y dibujos originales. El Emperador quedó fascinado e inmediatamente entregó a los dos bandidos un buen adelanto en metálico para que se pusieran manos a la obra cuanto antes.
Cuento corto: el traje nuevo del emperador

Los ladrones montaron un telar y simularon que trabajaban. Y mientras tanto, se suministraban de las sedas más finas y del oro de mejor calidad. Pero el Emperador, ansioso por ver las telas, envió al viejo y digno ministro a la sala ocupada por los dos supuestos tejedores. Al entrar en el cuarto, el ministro se llevó un buen susto '¡Dios nos ampare! ¡Pero si no veo nada!'

Pero no soltó palabra. Los dos bandidos le rogaron que se acercase y le preguntaron si no encontraba magníficos los colores y los dibujos. Le señalaban el telar vacío y el pobre hombre seguía con los ojos desencajados, sin ver nada. Pero los bandidos insistían: '¿No dices nada del tejido?'

El hombre, asustado, acabó por decir que le parecía todo muy bonito, maravilloso y que diría al Emperador que le había gustado todo. Y así lo hizo. Los estafadores pidieron más dinero, más oro y se lo concedieron. Poco después, el Emperador envió a otro ministro para inspeccionar el trabajo de los dos bandidos. Y le ocurrió lo mismo que al primero.

Pero salió igual de convencido de que había algo, de que el trabajo era formidable. El Emperador quiso ver la maravilla con sus propios ojos. Seguido por su comitiva, se encaminó a la casa de los estafadores. Al entrar no vio nada. Los bandidos le preguntaron sobre el admirable trabajo y el Emperador pensó:
'¡Cómo! Yo no veo nada. Eso es terrible. ¿Seré tonto o acaso no sirvo para emperador? Sería espantoso'. Con miedo de perder su cargo, el emperador dijo:

- Oh, sí, es muy bonita. Me gusta mucho. La apruebo. Todos los de su séquito le miraban y remiraban. Y no entendían al Emperador que no se cansaba de lanzar elogios a los trajes y a las telas.

Y se propuso a estrenar los vestidos en la próxima procesión. El Emperador condecoró a cada uno de los bribones y los nombró tejedores imperiales. Sin ver nada, el Emperador probó los trajes, delante del espejo. Los probó y los reprobó, sin ver nada de nada. Y todos exclamaban: - ¡Qué bien le sienta! ¡Es un traje precioso!

www.guiainfantil.com/servicios/Cuentos/cuentos_clasicos.htmnda
Fuera, la procesión lo esperaba. Y el Emperador salió y desfiló por las calles del pueblo sin llevar ningún traje. Nadie permitía que los demás se diesen cuenta de que nada veía, para no ser tenido por incapaz o por estúpido, hasta que exclamó de pronto un niño:

- ¡Pero si no lleva nada!

- ¡Dios bendito, escuchen la voz de la inocencia!, dijo su padre; y todo el mundo se fue repitiendo al oído lo que acababa de decir el pequeño.

- ¡No lleva nada; es un chiquillo el que dice que no lleva nada!

- ¡Pero si no lleva nada!, gritó, al fin, el pueblo entero.

Aquello inquietó al Emperador, pues sospechaba que el pueblo tenía razón; mas pensó: 'Hay que aguantar hasta el fin'. Y siguió más altivo que antes; y los ayudas de cámara continuaron sosteniendo la inexistente cola.

FIN

¿Será que nuestros gobernantes son iguales al Rey del cuento? ¿No se dan cuenta de que viven en medio de la adulación de sus incondicionales? ¿Les cuesta trabajo reconocer la realidad que está más allá de sus narices?

Un libro es el mejor regalo en estas fechas y siempre…

Decía León Felpe en "El Jugaron"; Vamos del cuento al sueño. La vida es un cuento que termina en un sueño...Cuentos como sueños y sueños como cuentos.

No hay comentarios: